Single Blog

Como preparar a los/las menores para la nueva normalidad

Como preparar a los/las menores para la nueva normalidad

María Casco Casas

Centro Integral de Disciplina Positiva, asegura que es difícil saber cómo será la vuelta a las rutinas tras el confinamiento, porque, al ser una situación única, y sobre la que no se tienen precedentes no sabemos aún cómo iremos reaccionando. La adaptación a la nueva normalidad tiene que ser lenta y progresiva.

Los padres y madres deben estar atentos, no a los comportamientos de los/las niñas, sino a las emociones. Los niños y niñas están en todo momento tomando decisiones sobre cómo “soy yo”, cómo es “el mundo” y cómo son “los demás”, nuestra labor es ayudarles a que lo que piensen, sientan y decidan les genere un bienestar emocional. Explica que hay señales que nos pueden dar pistas sobre el estado psicológico de los niños y niñas, y que pueden variar desde los miedos, las pesadillas, ansiedad por separarse de los adultos, desánimo y apatía, irritabilidad…
Leticia Rubio, psicopedagoga refiere que los padres y madres, en el momento en que observen algo en su hijo/a distinto de lo habitual, deben consultar para, en caso necesario, tomar las medidas adecuadas. Si observan que le da miedo salir de casa, que tienen dificultades en las relaciones sociales, que está triste o se lava las manos más veces de lo habitual, es importante consultar con su pediatra o con un especialista en psicología que le analice si está dentro de la normalidad o se necesita ayuda especializada.

Según esta especialista, a las familias que tengan una preocupación más intensa por la higiene y las enfermedades les va a costar más volver a la vida normal y van a tener un perfil menos permisivo en las actividades fuera de casa y de interacción social. También los niños y niñas con mayores dificultades de interacción pueden verse afectados, puesto que por las circunstancias actuales, las relaciones con otras personas se van a ver más limitadas. Recomiendan preguntar a los niños/as por sus necesidades y escucharles para involucrarlos e implicarlos en todos los cambios que tengamos que hacer. De esta forma, ganamos su cooperación y fomentamos su consideración e interés social.

Es importante ir hablándoles de los cambios de hábitos que van a tener que incluir en su rutina diaria como, por ejemplo, el lavado de manos habitual, el no tocar a gente, aprender a saludar levantando la mano o con algún gesto cuando se encuentren a gente conocida, que antes de entrar en las tiendas hay que desinfectarse las manos con gel hidroalcohólico, etc. Tenemos que explicarles que van a ver a personas con mascarillas obligatoria para mayores de 6 años, y guantes y que esto no significa que estén enfermos o enfermas, simplemente son medidas de seguridad.
A partir de los 3 años empiezan a comprender las diferentes situaciones, aunque se van a encontrar con la dificultad del autocontrol, en esta etapa se guían todavía por impulsos y necesitan el acompañamiento de los padres a través del juego para adquirir pautas que les ayuden a autorregularse. De los 6 hasta la adolescencia, van a tener que aprender nuevas maneras de relacionarse, sobre todo, evitando el contacto físico y por lo tanto se van a encontrar con más dificultades sociales.

 

https://www.abc.es/familia/abci-como-preparar-ninospara-vida-tras-covid-19-202005050154_noticia.html

Comments (0)

Post a Comment